martes, 12 de febrero de 2013

EL JARABE SIMPLE. UNO DE LOS PILARES DEL LICOR


La frontera que separa el reino del licor del dominio del aguardiente, es mas fina de lo que se cree. Si bien parecen apartados diferentes, tienen solo diferenciado el carisma de los dulce que posee el licor, pero hay ocasiones que ni eso siquiera.
El ejemplo son los anisados, particulares y únicos como pocos.
En este blog veremos tipos de aguardientes y licores, formas de elaborarlos en casa, así como modo de obtener esencias de manera fácil, las cuales son la base de todos ellos.

Lo primero es saber que partes constituyen un licor y comenzamos por el JARABE SIMPLE, IMPRESCINDIBLE.
Podemos adquirirlo en el comercio especializado pero no está de más saber hacerlo nosotros mismos, ya que así nos sentiremos mucho más indentificados con nuestra "creación".

El jarabe simple no es otra cosa sino una solución acuosa de azúcar, obtenida por simple disolución en caliente. Su importancia radica en la correcta graduación del azúcar o GRADUACION BE de 30. Esto es tan sencillo como: 70 partes de azúcar refinada por 56 de agua. El jarabe simple junto con el alcohol que emplearemos son los dos pilares fundamentales del LICOR.

PREPARACION.
- Coceremos la mezcla a fuego lento, eliminando con una espumadera la espuma que se irá formando y removiendo con suavidad el contenido, hasta que la disolución empiece a hervir.

-Retiraremos entonces y decantaremos en otro recipiente de cristal, previo filtrado con manga coladera (embudo de manga). Su coloración será ligera y bella.
- El jarabe simple ha de ser elaborado en la cantidad que vayamos a necesitar, yq eu tiende a perder conssitencia y altera su sabor.
- Guardarlo siempre al abrigo de luz, el calor y el aire, lo más herméticamente que podamos.

Google+ Badge

Entradas populares